NUESTRA HISTORIA

SIGLOS DE HISTORIA EN UN SOLO LUGAR
El hermoso edificio colonial que hoy alberga al iconico Hotel Charleston Santa Teresa fue escenario de la historia más representativa de Cartagena de Indias.

CLAUSTRO MENOR DE SANTA TERESA, UN VIAJE A TRAVÉS DE LA HISTORIA COLONIAL

Más de 400 años de historia rodean las murallas del Claustro de Santa Teresa.

Un llamativo destello amarillo de esplendor colonial durante el día y un suavemente iluminado faro de glamour por la noche, el Hotel Charleston Santa Teresa es, sin duda, uno de los hoteles más hermosos y lujosos de la ciudad de Cartagena, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y de toda Colombia. Una majestuosa combinación de gracia histórica y elegancia contemporánea que ofrece una cálida hospitalidad colombiana.

Recientemente renovado, parte de este hotel de lujo con herencia incluye un convento del siglo XVII donde el estilo colonial ha conservado valiosas piezas de arte en sus amplios salones, balcones y arcadas. Cada rincón del hotel está rodeado por la naturaleza típica de la región en los jardines verticales interiores que convierten sus patios republicanos y coloniales, así como las áreas de descanso, en un oasis de tranquilidad.

Cuando Cartagena de Indias, puerto de entrada a las Indias Occidentales, dejaba atrás las estructuras de bahareque para convertirse poco a poco en una de las ciudades portuarias más importantes de las colonias, Doña María de Barros y Montalvo ofreció sus riquezas para erigir un convento dónde pasar sus últimos años. Quiso la acaudalada viuda de la sociedad dejar como herencia el primer claustro de hermanas carmelitas reformadas, de acuerdo a las normativas conservadoras de la beata Teresa de Jesús. Y así fue, hasta que el convento sucumbió en 1861 cuando fue expropiado, para ser abolido definitivamente en 1863.
La Corona otorgó autorización por Cédula del 15 de diciembre de 1606. El nuncio de su Santidad en Madrid comunicó la aprobación papal en 161O, de manera que, al poco tiempo, la viuda quien deseaba garantizar la vida espiritual de sus familiares, tomó los hábitos y solicitó la admisión a todas las mujeres de su familia que desearan ingresar. Las puertas del convento se abrieron para las jóvenes españolas: "las españolas de nación..," "limpias de toda raza sospechosa de nuestra fe  católica...," "virtuosas de buena fama y opinión," con excepción e algunos miembros de su familia de origen mulato.
Toda la herencia de Doña María, se destinó a atender las necesidades del convento: su construcción y su manutención por varios años después de que ella falleciera. Y así fue hasta que el convento sucumbió en·1861 cuando fue expropiado, y abolido definitivamente en 1863. El hermoso edificio colonial que hoy aloja el exquisito Hotel Charleston Santa Teresa fue escenario de la más representativa historia de Cartagena.
Durante las dos décadas del siglo XIX y principios del siglo XX se terminó de perfilar la construcción que se conoce hoy, pues fue en manos de la Nación, después de muchos usos: desde colegio hasta regimiento militar, que se construyó el edificio republicano. Ese que hoy da fachada a la edificación pues se derribó el claustro frontal que dejó espacio para la actual Plaza de Santa Teresa.
En 1983 lo adquirió el Banco de la República que a su vez lo vendió, menos de una década más tarde.
Tras una oportuna restauración, el Claustro de Santa Teresa se convirtió en hotel.
- Sara Araujo Castro -